EL CONDICIONANTE FÍSICO EN EL USO DE LA FUERZA LEGAL

07.03.2018

Jorge Francés Jiménez, Policía Local y Perito Judicial en el uso de la fuerza policial

"El trabajo policial es una actividad física de contacto en el que no existen segundos puestos"

1. INTRODUCCIÓN

Mejorar la seguridad jurídica y operativa del Policía debería ser el objetivo a perseguir por cualquier sistema formativo de uso de la fuerza legal. INSIDE Training, propone un sistema integral de uso de la fuerza ajustado a nuestro marco jurídico, a los principios de realidad y a las respuestas que expresa nuestro organismo ante situaciones que pongan en peligro la integridad física del operador policial.

Este sistema jurídico-operativo de uso de la fuerza policial relaciona todas las opciones de fuerza disponibles del Policía con las actitudes ciudadanas y su intensidad, basado en la doctrina jurisprudencial y teniendo en cuenta todos los condicionantes que afectaran a la capacidad operativa del Policía.

La función policial es un trabajo complejo en el que multitud de factores jurídico-operativos [jurídicos, físicos, técnicos, tácticos, neurofisiológicos y conductuales, materiales, sociales y contextuales] influirán en la obtención de resultados positivos. Pero, ¿Puede ayudarnos una buena condición física a ser mas Congruentes, Oportunos y Proporcionales [COP] durante la intervención? ¿Puede aumentar nuestras posibilidades de sobrevivir? Por supuesto que sí, cualquier intervención policial requiere una demanda física, y si hablamos de situaciones límite, esta solicitud fisiológica se convierte en vital. Por lo tanto, un buen estado físico puede ser determinante ante intervenciones de supervivencia, sin olvidar también, que la base del uso de la fuerza es la presencia policial, la cual puede disuadir las confrontaciones físicas con los agentes que presentan una mejor apariencia física.

Las Administraciones, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, así como los propios Policías deberían prestar mucha atención, dentro de sus sistemas formativos, al desarrollo físico directamente vinculado con la funcionalidad del trabajo policial 1, entendiendo que tener mayores niveles de Fuerza Funcional 2 significa realizar la intervención con menos esfuerzo y con más garantías.

Objeto de este artículo es valorar la importancia de la condición física en intervenciones con uso de la fuerza legal, así como justificar el entrenamiento Físico Funcional 3 dentro de los sistemas formativos sobre uso de la fuerza, con el propósito de mejorar la calidad profesional y el rendimiento integral de los Policías. Es en este último punto, donde COMANDOFIT, como programa integral de fuerza y acondicionamiento físico aplicado al combate y protocolo de prevención de lesiones, está dando tan buenos resultados en operadores de las FCS, FAS, etc., mejorando su rendimiento integral e incrementando su longevidad y calidad de salud.

"Cuanto más entreno, mas suerte tengo" Gary Player

1. Las funciones policiales son muy variadas por lo que los programas de acondicionamiento físico deben adaptarse a la realidad de cada servicio. Los requerimientos físicos de los Policías que se encuentran en la Sala de Comunicaciones o en Oficinas no serán iguales a los requeridos por patrulleros con funciones de Seguridad Ciudadana.

2. Entendemos por Fuerza Funcional aquella Fuerza Específica que puede ser transferida a una función concreta.

3. El Entrenamiento Funcional consiste en la ejecución de movimientos que imiten los distintos patrones motrices de un gesto técnico. El Entrenamiento funcional tiene la finalidad de entrenar la vía neural, mejorando nuestra coordinación intermuscular e intramuscular.

2. CONDICIONANTES DE LA INTERVENCIÓN POLICIAL. EL CONDICIONANTE FÍSICO

Los condicionantes son factores que afectan a la capacidad operativa del Policía. Podemos clasificar estos factores en condicionante legal, condicionante físico, condicionante psicológico, condicionante formativo, condicionante material, condicionante social y condicionante contextual.

Es objeto de este artículo centrarse en los condicionantes físicos [Edad, Sexo, Complexión, Condición física, Heridas/Agotamiento, Alcohol/Drogas, Discapacidades físicas, Número de agresores...], concretamente en como la condición física y el agotamiento [fatiga extrema] influirán en el uso de la fuerza durante la intervención.

La condición física es la capacidad para realizar un trabajo físico con vigor y efectividad, retardando la aparición de fatiga y previniendo las lesiones [Clarke, 1967].

La dinámica del uso de la fuerza policial, generalmente, produce picos de alta intensidad intermitentes no regulares, es decir que los Policías realizaran esfuerzos de alta intensidad intercalados con esfuerzos de menor intensidad de duración variable y no regular. Observando las características del uso de la fuerza policial, máxime en momentos de supervivencia, podemos afirmar que la vía principal de obtención de Energía será la Glucolítica Anaeróbica4. Como consecuencia de esta demanda energética el Ph fisiológico del Policía se verá alterado, provocando una acidosis que se traducirá en fatiga muscular con el consecuente descenso del rendimiento físico.

Esta fatiga aparecerá antes o después en función del nivel de entrenamiento específico del Policía [Capacidad Glucolítica] y otros factores [tipo, duración e intensidad del trabajo, el tipo de fibras reclutadas y las condiciones ambientales], modificando la capacidad operativa del Policía. Por lo tanto, una condición física específica, adaptada a las funciones de uso de la fuerza, retrasará la aparición de la fatiga y posterior agotamiento, ayudando a mantener las habilidades motoras y cognitivas del agente y un uso más racional de la fuerza. Es lógico pensar que si un Policía está agotado físicamente, con graves dificultades para verbalizar órdenes, comunicar, moverse, protegerse y defenderse, y en momentos de supervivencia con grave deterioro motor y cognitivo, pueda optar por elevar su opción de fuerza con el fin de incapacitar la amenaza y controlar la situación.

"No hay entrenamiento mas especifico para una actividad que practicar la actividad en sí"

4. El sistema anaeróbico glucolítico o láctico permite un esfuerzo de alta intensidad [90-95%] durante 2 minutos aproximadamente. Para acceder a esta vía de obtención de la Energía los esfuerzos deben durar entre 20 y 120 segundos. Estos entrenamientos aumentan la tolerancia al lactato.

En la próxima entrada hablaremos del DRILL COP FIGHT. Un concepto interesante para nuestros entrenamientos.

Esperamos que os haya gustado. Comparte con tus amigos y compañeros.