TOMAR MIRAS. ¿SÍ, NO? O TODO LO CONTRARIO | PARTE I

20.02.2018

"Todo lo que he visto me indica que la mayor parte de la exclusión auditiva, así como la visión túnel, es una cuestión de percepción cortical. El oído aún oye y los ojos ven, pero al estar centrados en sobrevivir, el corte del cerebro filtra la atención y descarta lo que considera insignificante para el objetivo."


Massad Ayoob.


Sirva esta cita de entrada al artículo de hoy para ilustrar brevemente la idea del mismo. Lejos de explicar el cómo deben tomarse los elementos de puntería de nuestra arma, intentaremos ver si se puede o no, dentro de un enfrentamiento real, hacer uso de ellos.

En nuestro organismo, normalmente, nuestro Sistema Nervioso Autónomo (SNA) se encuentra en equilibrio, homeostasis, entre el Sistema Nervioso Parasimpático (SNP) y el Sistema Nervioso Simpático. Cada uno de ellos se encarga de regular diferentes funciones del organismo cómo puedan ser la focalización de la visión (SNP) o el incremento de la frecuencia cardiaca y la respuesta al estrés (SNS).

El estrés podemos definirlo cómo un conjunto de alteraciones que se producen en el organismo en respuesta a determinados estímulos repetidos o prolongados en el tiempo y que nos exige un rendimiento muy superior al normal o ante el cual no tenemos herramientas.

CAUSAS DEL ESTRÉS. RESPUESTA FISIOLÓGICA.

Daños al organismo por lesiones. Activación del Eje Hipofisosuprarrenal.

Cambios drásticos del entorno. * Hipotálamo.

Estímulos dañinos. * Hipófisis.

Percepción de una amenaza. * Glándula Suprarrenal.

El Eje Hipofisosuprarrenal se activa tanto con agresiones físicas como psíquicas. El hipotálamo segrega la hormona CRF (factor liberador de corticotropina) que actúa sobre la hipófisis, provocando la secreción de la hormona adenocorticotropa (ACTH) incidiendo sobre las glándulas suprarrenales que producen corticoides (glucocorticoides y adrenalina). Se activa el SNS por acción del hipotálamo (respuesta de luchar o huir).

FASES DEL ESTRÉS: Síndrome General de Adaptación.

1 Fase de alarma. Activación del eje Hipofisosuprarrenal.

Síntomas:
-  Aumento de FC y F. Respiratoria.
-  Redistribución de la sangre.
-  Dilatación de las pupilas.

2 Fase de resistencia o adaptación.

El organismo intenta superar, adaptarse o afrontar la presencia de los factores que percibe como una amenaza o del agente estresante, produciéndose una normalización de los niveles de corticoesteroides y desapareciendo los síntomas.

3 Fase de agotamiento.

Ocurre cuando la agresión se repite con frecuencia o es de larga duración, y cuando los recursos de la persona para conseguir un nivel de adaptación no son suficientes. Aparece la patología psicosomática.

Puede ser que bajo un estrés extremo o de supervivencia no seamos capaces de ver los elementos de puntería de nuestra arma. Las habilidades motoras finas disminuyen a medida que aumenta el ritmo cardiaco (Por encima de las 160 ppm) debido a la adrenalina, cosa que no pasa con el ejercicio físico.

Puede ser que bajo un estrés extremo o de supervivencia no seamos capaces de ver los elementos de puntería de nuestra arma. Las habilidades motoras finas disminuyen a medida que aumenta el ritmo cardiaco (Por encima de las 160 ppm) debido a la adrenalina, cosa que no pasa con el ejercicio físico.

Cuando nos encontramos amenazados gravemente, necesitamos ver dicha amenaza. Nuestro instinto no nos permitirá en ningún momento perder dicha amenaza, creándonos una demanda de atención visual muy elevada, desapareciendo la visión en profundidad y periférica y apareciendo el conocido como efecto túnel. Al tener el arma en la mano, esta estará por debajo de nuestro campo visual, no pudiendo centrarla en el objetivo. Según estudios, en situaciones de estrés de supervivencia, el ojo humano no es capaz de ver más allá de un cono cuya base es aproximadamente de 50 cm y 1 mt por delante, llegando a perder hasta un 70 % de nuestro campo visual.

A consecuencia de la vasoconstricción que afecta a los órganos que no participan en la huida o en la lucha de forma inmediata y directa, el ojo pierde riego sanguíneo. Debido a esto, el músculo ciliar, que está ligado al cristalino que es el que se encarga de enfocar según las distancias, no será irrigado por la sangre y no puede cumplir su misión de ajuste óptico.

Cuando se activan los mecanismos de reacción (activación del SNS), estos mecanismos a nivel conductual son reacciones diseñadas evolutivamente hablando para evitar peligros que el ser humano ha tenido que afrontar a lo largo de su evolución como especie (patrones conductuales determinados).

Gracias por leernos y esperamos que os haya gustado esta primera parte, en la siguiente edición hablaremos de: 

REACCIÓN DE ALARMA CORPORAL (RAC).

MENTALIZACIÓN.

ENTRENAMIENTO.

EXPERIENCIAS.

Si te ha gustado, comparte para que todos puedan disfrutar del conocimiento.