TOMAR MIRAS. ¿SÍ, NO? O TODO LO CONTRARIO | PARTE II

01.03.2018

En la entrada anterior, la PARTE I, de este contenido, comentamos las respuestas fisiológicas, causas del estrés y sus fases. Hoy teníamos pendiente hablar de la reacción de alarma corporal, entrenamiento, experiencia y más.

REACCIÓN DE ALARMA CORPORAL (RAC).

Como hemos visto, el cambio más inmediato que se produce como respuesta a la RAC, es que el sistema de enfoque visual pierde su capacidad para mantener una focalización clara sobre la amenaza u objetos que se encuentran a corta distancia. 

Durante los primeros segundos no es posible enfocar claramente los elementos de puntería de nuestra arma. La atención y el enfoque visual del operador se dirigen hacia la visión lejana. Esto tiene un motivo claro: el SNP deja de tener el control en favor del SNS. Este desequilibrio en la homeostasis del SNA es el responsable de las modificaciones que se producen en el cristalino como ya hemos indicado anteriormente. En las primeras fases de la RAC, el cristalino se vuelve menos convexo, lo que hace que solamente los objetos que se encuentran alejados puedas verse con claridad.

El SNS prepara al cuerpo para un enfrentamiento directo, incrementando la FC y transportando sangre a los grandes grupos musculares. También aumenta el diámetro de las pupilas y se relaja el músculo ciliar forzando al operador a enfocar a larga distancia. Las pupilas se dilatan para poder tener una visión más nítida, más agudizada en el centro del campo visual donde suele situarse la amenaza.

Los cambios conductuales asociados a elevados niveles de estrés cómo los que se producen durante la RAC pueden ser:

1- Estrechamiento del rango de atención y del abanico de alteraciones percibidas.

2- Reducción en la capacidad de resolución de problemas.

3- Valoración pobre de las consecuencias a largo plazo.

4- Poca eficiencia en las estrategias de búsqueda de información en el entorno.

5- Dificultades para mantener la atención en los detalles finos discriminativos (muy importantes para anticiparnos a una posible amenaza).

6- Frente a un miedo intenso se puede llegar a perder temporalmente la coordinación ojo-mano (coordinación viso-motora).

Entonces, si es una reacción fisiológica sobre la que no tengo control, ¿cómo es que ciertos instructores dicen que si se pueden tomar los elementos de puntería en un enfrentamiento armado?

Si miramos el currículum de dichos instructores, vemos que la inmensa mayoría son exmilitares de operaciones especiales, principalmente de USA (ex Ranger, Delta, Seal, etc.), con innumerables despliegues en zona de operaciones e incontables enfrentamientos reales.

¿POR QUÉ ELLOS SÍ Y YO NO?

Sinceramente, no creo que sea por ser "especiales" sino más bien por otra serie de circunstancias que paso a enumerar.

MENTALIZACIÓN

Tanto previa, como durante su permanencia en las distintas unidades en las que sirvieron, y posteriormente a estas.

La mentalización de un soldado frente a una amenaza que ponga en riesgo su vida es la de destruir dicha amenaza, matar. Ya sé que no es políticamente correcto decirlo así, pero es como es.

En combate hay que matar antes de que te maten.

La mentalización de un policía, de un agente de seguridad privada o de un legítimo usuario de armas de fuego es muy diferente ante una amenaza. Durante la permanencia en las distintas academias se induce otro tipo de mentalidad totalmente opuesta a la de un militar. Sean sinceros con ustedes mismos, ¿cuántos han pensado y meditado que, llegado el caso, deberán quitarle la vida a otro ser humano? Vuelvo a decir, sean sinceros. 

ENTRENAMIENTO.

Debido a esa mentalización y función profesional, el entrenamiento va en la misma dirección. No hay conminación previa a deponer las armas, no hay disparos de advertencia, no hay disparos a zonas "no vitales". Hay matar antes de que te maten.

Ni que decir tiene que los planes de formación en tiro de los diferentes agentes de seguridad no va encaminado a eso.

EXPERIENCIAS.

Independientemente de la mentalización y el entrenamiento, juega un papel importantísimo la experiencia.

Al igual que un agente de seguridad, tanto pública como privada, ante su primer cacheo o identificación o detención, sintió como se le vino el mundo encima, se le disparó la adrenalina y no sabía dónde tenía la mano derecha y, con el paso del tiempo y de las intervenciones con todo tipo de ralea pasó a, dentro de la precaución propia del trabajo diario, casi verlo venir. (Llámalo sexto sentido). Con los militares pasa igual. No es lo mismo el primer despliegue que el octavo. Ni el primer enfrentamiento que el "tropecientos".

Además, en ciertas unidades se juega mucho con el factor sorpresa y eso inclina la balanza.

Uniendo estas tres cosas, mentalización, entrenamiento y experiencia, no es que puedas controlar tu SNS, pero sí podrás llegar a tener herramientas suficientes para acortar los tiempos de reacción ante una amenaza que ponga en riesgo grave tu integridad física o vida, o por lo menos llegar a reaccionar de forma eficaz donde otros simplemente se quedarían bloqueados.

¿Entonces tengo que ir enfrentándome a tiros con mis vecinos de escalera, con otros padres a la puerta del cole por el mejor sitio de aparcamiento o cuando alguien se cuele en la cola del súper para tener experiencia en enfrentamientos armados? Obviamente no. Pero es muy posible que conozcas a alguien que sí ha tenido alguno. Acercaros a esas personas, con humildad, sin morbo, escucharles que sintieron antes, durante y después. Preguntar, aprender de ellas. Leer, estudiar casos, que los hay, con una mente abierta. Vuestra vida, la mía y la de todos va en ello. Unirlo todo, experiencia, entrenamiento y mentalización, y actuar en consecuencia haciendo los cambios que sean necesarios en vuestros entrenamientos.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

- Cara a cara ante una intervención armada. Autor: David Berengueras Duch. Ed. Andreu Soler I Associat.

- En la línea de fuego: La realidad de los enfrentamientos armados. Autores: Ernesto Pérez Vera y Fernando Pérez Pacho. Ed. Tecnos.

- Sobre el combate. Autores Tcol. Dave Grssoman y Loren W. Christensen. Ed. Melusina.

- NTP 355: Fisiología del estrés. Redactora: Silvia Nogareda Cuixart.


***IMÁGENES EXTRAÍDAS DE LA RED. SE RESERVAN TODOS SUS DERECHOS DE IMAGEN Y AUTOR.